Flags



El acuerdo de la OPEP alcanzado ayer en una reunión informal de recortar la producción por primera vez en 8 años, pasando de 33,4 millones de barriles diarios a 32,5 millones a lo largo del 2017, sorprende a inversores y traders, provocando ayer una subida del Brent de un 6%.
Y es que ese es el principal objetivo: Subir los precios del crudo, además de indicarnos también que finalmente se han podido resolver algunas diferencias entre Arabia Saudita (recordemos que es ahora el máximo productor mundial) e Irán. 
La volatilidad estará servida hasta la entrada en vigor del acuerdo, pues recordemos que en junio de 2014 el Brent llegó a costar 115 dólares y a finales de enero de 2016 llegó a caer por debajo de los 28 dólares, debido principalmente al exceso de crudo en los mercados por la ralentización de las principales economías mundiales y de los países emergentes además de por la creciente industria del Fracking de EEUU, que ya ha logrado  modernizarse y producir más barato. 
Y claro eso no gustaba al lobo principal, Arabia Saudita quién no está dispuesto a compartir el premio y por ello se oponía a la congelación de los precios del petróleo para hundir los precios, ya que el fracking sólo es viable  cuando el crudo está por encima de los 56 - 60 dólares el barril.   
Esta cruzada ha perjudicado bastante al sector; sobre todo a países productores como Venezuela y Rusia, cuyos presupuestos dependen fundamentalmente de las ventas de crudo.
En Junio de 2016 volvimos a ver al Brent superar los 52 dólares pero en los últimos meses ha estado por debajo de 50 dólares. 
Actualmente tiene un suelo en 40 y se piensa podrá moverse alrededor de los 45 dólares el barril, que es su precio base, esperándose un efecto rebote y una pequeña corrección en estos días.

Oil Refinery

Además, ahora que la competencia es mayor en este mercado y el precio del barril de petróleo lucha por mantenerse en los 45 dólares, las firmas tienen que ser más eficientes para sobrevivir, recordemos ese concepto de Economías de escala que permite que el coste por unidad producida (en este caso de las herramientas y maquinaria petrolera) disminuya a medida que aumenta el número de unidades producidas. 
Y  como dice  mi amigo Xavier  Attala “este acuerdo servirá  para que las empresas del petróleo ganen tiempo y remodelar el bussines model”. 

Mientras, esperaremos hasta la próxima reunión formal prevista para  el 30 noviembre, donde los productores tendrán que acordar los niveles de bombeo de cada país.