Summary: Las bolsas europeas remontaron tras saberse que Italia había acordado un fondo de rescate de 5 mil millones de euros para sus entidades más vulnerables.

Los valores bancarios europeos se vieron impulsados esta semana tras remitir los temores sobre dificultades en el sector al saberse que Italia había puesto en marcha apresuradamente un paquete de rescate para sus entidades más vulnerables, evitando así un potencial fallo sistémico.


Las acciones de los bancos europeos se habían desplomado este año por la preocupación de los inversores respecto al impacto de los tipos de interés negativos y la reducción de márgenes. Los bancos de Italia han sido de los más castigados, ya que estaban lastrados por una alta proporción de créditos de mala calidad.


Este acuerdo de Italia respecto a estos créditos de mala calidad alentó una amplia remontada entre los bancos europeos, pero aún está por ver si el sector realmente ha pasado lo peor o quedan aún más problemas por delante.


Acuerdo de rescate en Italia

Los bancos más sólidos de Italia van a crear un fondo garantizado por el gobierno de en torno a 5 mil millones de euros para rescatar a los miembros más problemáticos del sector.


UniCredit, Intesa Sanpaolo y UBI Banca serán los principales contribuyentes al fondo, mientras que el gobierno reformará a cambio las obsoletas leyes de bancarrota del país.


El sector financiero soporta la carga de en torno a 360 mil millones de euros en créditos de mala calidad: cerca de un tercio del total en la Eurozona. El fondo absorberá acciones sin vender procedentes de ampliaciones de capital en cierto número de bancos más pequeños.


Los funcionarios afirman que este vehículo de inversión no constituye una violación de las leyes de la UE respecto a las ayudas estatales, y restan importancia a los temores de que el fondo incremente el riesgo sistémico al almacenar los problemas sólo para que resurjan más adelante. Sin embargo, para ser honestos, postergar la resolución de los problemas difícilmente es algo nuevo en el sector bancario europeo.


El lastre de los tipos de interés negativos

El daño infligido por la política monetaria expansiva del BCE se está dejando sentir a todo lo largo y ancho del sector bancario europeo. Una combinación de estancamiento en los beneficios y de tipos de interés negativos dio lugar a una gran oleada de ventas en el primer trimestre. A comienzos de año el índice sectorial Stoxx Europe 600 de banca registró siete descensos semanales consecutivos antes de marcar un giro a mediados de febrero.


Además de unos tipos negativos que presionan sobre sus márgenes de beneficio, los bancos siguen luchando contra una mayor regulación y mayores exigencias de capital. Pese al respiro que ofrece el paquete de rescate a los bancos de Italia, estos aún han de conseguir mucho capital.


Atentos al BCE y a los resultados empresariales

Operar con valores bancarios europeos probablemente se irá volviendo aún más incierto al adentrarnos en la temporada de resultados. Tras conocerse los resultados de los bancos de EEUU, en pocas semanas se conocerán los de la banca europea.


Antes se celebrará la reunión del BCE del jueves 21 de abril, que será atentamente vigilada en busca de cualquier indicio de que el banco está preparado para llevar más abajo en terreno negativo los tipos de interés, incluso si nadie cree realmente que no hay un límite a los beneficios que pueda aportar una política monetaria de tipos negativos.


Las dudas crecientes respecto a la eficacia de los tipos de interés negativos significan que hay un poco de luz al final del túnel de la política monetaria, pero cuando vemos que incluso Jens Weidmann, el jefe del Bundesbank, sale en defensa del jefe del BCE Mario Draghi, parece claro que los tipos de interés negativos no van a desaparecer sin más de la agenda del BCE en un futuro próximo.


Para los bancos, esto significa que sus márgenes de beneficios continuarán estando bajo presión. Hasta ahora los bancos no han transmitido esos costes a sus depositantes, pero eso podría cambiar si se prolonga esta política monetaria de tipos negativos.