Los mercados financieros han estado últimamente bastante optimistas. Después que las bolsas y las materias primas se hundieran en los primeros seis meses del año hemos asistido a una fuerte remontada con apetito por el riesgo. El petróleo ha duplicado su precio hasta negociarse por encima de los 50$. El S&P 500 está rondando máximos históricos. Incluso la libra se ha estabilizado tras su caída inspirada por el referéndum sobre la UE.

Pero sigue habiendo riesgos, y aunque la amenaza del Brexit seguramente sea el mayor de ellos, hay abundancia de otros asuntos que los traders deberían tomar en consideración. He aquí nuestra visión sobre los mayores riesgos para los mercados financieros en los próximos meses.

Brexit

Indudablemente, el Brexit es un factor con potencial para cambiar las reglas del juego en los mercados. Los riesgos domésticos para la economía británica están bien documentados: la libra podría caer hasta un 20% según varios grandes bancos. La volatilidad en la libra ya se ha disparado hasta niveles que no se veían desde los peores momentos de la crisis financiera.

Pero hay una amenaza más amplia de contagio hacia otros mercados, especialmente a las bolsas. El Fondo Monetario Internacional advierte que una votación favorable a abandonar la UE podría provocar un crash bursátil.

Aún más preocupante, que el Reino Unido abandonase la UE podría dar pie a llamamientos en toda Europa para que los estados se desconecten del bloque, lo que provocaría fuertes turbulencias en los mercados financieros.

Los líderes del G7 advirtieron que el Brexit supone un “riesgo grave” para el crecimiento global, mientras que la OCDE cree que podría tener un efecto sísmico comparable al llamado “aterrizaje forzoso” de China. Incluso la Reserva Federal se muestra aprensiva, y sus responsables advierten de una “reacción adversa” en los mercados de EEUU si los británicos abandonan la UE.

 

Dólar fuerte

Un dólar fuerte se asocia desde hace tiempo con turbulencias en los mercados emergentes, pero el organismo de vigilancia de los bancos centrales piensa que hay un vínculo directo entre la fortaleza del dólar y la volatilidad en los mercados forex. El Banco de Pagos Internacionales (BIS) advertía esta semana que las anomalías en los mercados de tasas de interés provocadas por un dólar fuerte amenazan la calma del conjunto de los mercados financieros.

“Pese a la tranquilidad aparente, hay tensiones bajo la superficie”, declaró Hyun Song Shin, director de investigación del BIS.

El problema reside en el desglose de la paridad de la tasa de interés cubierta: la idea de que “las tasas de interés implícitas en los mercados de divisas debería ser consistentes con las tasas de interés del mercado”. Sin embargo, la tasa de interés implícita del dólar que se deriva de los swaps de divisas está por encima del Libor. “Esto significa que quien toma prestados dólares en el swap FX está pagando más que la tasa de interés disponible en el mercado abierto”, explicaba Shin.

Este ha sido el caso para el franco suizo, el euro y, muy especialmente, el yen.

“La cola de la economía financiera parece estar moviendo al perro de la economía real. No es así como se supone que deberían funcionar las cosas. La idea clave con la que quedarse es que un dólar más fuerte se asocia con anomalías de mercado más graves”, añadió Shin.

Debilidad del renminbi

Las turbulencias bursátiles observadas el pasado verano y a comienzos de 2016 podrían verse como reacciones espasmódicas a oscilaciones en el cambio fijado para el yuan. Una abrupta devaluación en agosto desató una respuesta caótica en los mercados financieros, y una súbita debilidad en enero provocó un efecto similar.

Aunque haya vuelto la calma, la debilidad en el renminbi vuelve a estar a la vista después de que la divisa sufriera su mayor caída mensual desde el pasado mes de agosto. El banco central de China ha prometido adoptar un enfoque más basado en el mercado para fijar el nivel de la divisa, pero un informe del Wall Street Journal alegaba que habían decidido abandonar esta idea en favor de una mayor estabilidad de la tasa cambiaria.

Presidencia de Trump

Donald Trump ha conseguido la nominación republicana y ahora él y Hillary Clinton van muy igualados en las encuestas. Dado su posicionamiento sobre aspectos clave de la inmigración y el comercio exterior, una presidencia de Trump podría afectar significativamente a los EEUU y por consiguiente a la economía global, lo que a su vez podría hacer agitar los mercados financieros.

Nomura ha advertido que los mercados podrían volverse volátiles si Trump gana las elecciones, y que sus políticas podrían crear incertidumbre entre los inversores. Trump incluso ha sugerido que los EEUU podrían declarar suspensión de pagos sobre su deuda, cuando los bonos del Tesoro de EEUU se suponen tan sólidos como el acero y apuntalan casi todo en los mercados financieros. Puede que aquí se le fuera la mano (posteriormente se retractó de esta sugerencia), pero persisten las preocupaciones sobre posibles políticas fiscales erráticas y por sus comentarios acerca de sustituir a Janet Yellen como presidenta de la Fed.

Quizás la principal preocupación para los interconectados mercados financieros sea el riesgo de que una presidencia de Trump pueda desencadenar una guerra comercial con China, lo que podría perjudicar de manera particularmente grave a los mercados de materias primas.

Grexit

Resulta fácil olvidarse de Grecia, pero esta amenaza en particular sobre los mercados financieros aún persiste. La reestructuración de deuda se está desarrollando lentamente, pero en realidad está claro que se está dejando pudrir el problema. Cargados de deuda y soportando el peso de la crisis de refugiados, los griegos podrían dejar de estar dispuestos a seguir subvencionando mucho más tiempo las exportaciones alemanas. Un Brexit podría desencadenar un Grexit, pero Grecia podría irse por su cuenta incluso si el Reino Unido decide seguir dentro.

Las casas de apuestas han reducido las probabilidades de que Grecia abandone la UE hasta cerca de 1 a 5, aunque el ministro de finanzas del país, Euclides Tsakalotos ha admitido que la posibilidad de un Grexit aún sigue en pie.

Una volatilidad adicional en el mercado significa que hay más oportunidades, pero también más riesgo. Para reflejar este hecho, ETX Capital podría incrementar los márgenes exigidos en ciertos mercados.

EU Broken Egg Shell