Walmart ha cerrado varios cientos de establecimientos.

Para una empresa que opera más de 10.000 tiendas en todo el mundo, el hecho de cerrar 269 establecimientos es una gota en medio del océano. Sin embargo, esta acción sugiere el fin de un largo periodo en el que parecía que Walmart nunca dejaría de crecer.

Aunque es la empresa del mundo de mayor rendimiento, Walmart ha pasado un 2015 bastante convulso en el que ha visto caer con fuerza el precio de sus acciones en respuesta al anuncio de que las ventas del año iban a mantenerse planas.

Entre mediados de 2011 y mediados de 2014, el precio de las acciones de la empresa subió de 51,90 a un máximo de 87,54, pero desde entonces ha ido cayendo y ahora está en la parte baja de los 60 dólares.

¿Por qué? Bueno, cuando uno es el único de su especie (y ha conseguido sacarse de encima a toda la competencia), es fácil caer en cierta autocomplacencia, y Walmart no ha sido ninguna excepción a esta regla.

En los últimos meses, la empresa ha invertido una cantidad importante en sus establecimientos y ha subido sueldos, pues se han dado cuenta de que era imperativo mejorar el aspecto de sus tiendas y de la necesidad de motivar a sus empleados y a sus directivos. Sin embargo, la decisión de Walmart de cerrar cientos de tiendas (un plan de reducción activo) representa una nueva directriz para la empresa. En un momento dado, el CEO de Walmart, Doug McMillon habló de las razones de esta decisión.

Las compras online ganan terreno rápidamente en el sector de ventas al por menor. Walmart, un gigante de comercio minorista tradicional, tiene dificultades para competir con un serio rival online, Amazon, frente al cual ha estado perdiendo terreno de manera constante.

Aunque los establecimientos que ha cerrado es una fracción mínima de lo que Walmart controla en todo el mundo, la decisión sugiere que las preferencias de las ventas al por menor están cambiando. En EEUU, muchos de los almacenes que han ido cerrando son Walmart Express, unas tiendas más pequeñas de la firma que forman parte de un programa piloto lanzado hace cinco años y parece que con poco éxito. Fuera de EEUU, parece que Walmart ya no está preparada para apostar todo lo necesario para expandirse como en tiempos pasados; de hecho, la firma tiene problemas para abrirse paso en Brasil, y ahora parece que parte de las reducciones fuera del ámbito de EEUU se harán de hecho en ese país. Si Walmart se está preparando para una nueva lucha por el comercio al por menor por internet, es de suponer que no pueden permitirse que su brazo minorista tradicional siga perdiendo fuerzas, un contratiempo en el que deberían también invertir esfuerzos. Todo esto son teorías, pero no está fuera del terreno de las posibilidades.

Las acciones de Walmart cayeron más de un 30% en 2015. Con los ajustes que está realizando la empresa, ¿será más positivo este 2106? Ya veremos.